esperando a que me atendiesen

¿Que qué estoy pensando? Que voy a exponer una especie de diario del día a día, y así hacer comprender un poquito más lo que conlleva tener una lesión medular.

Reflexionemos. Piensa un poco. Piensa en cuando vas a hacer alguna compra. Imagínatelo. ¿Sueles tener alguna dificultad, complicación o problema? No, ¿verdad? Puedes hacerlo, y de hecho lo haces de manera muy natural y automática. Quizás l
uego te cabrees por cualquier otra cosa a lo largo del día que si lo analizas no tiene tanta importancia, ¿a que sí? Bien, ahora ponte en mi lugar e imagínatelo así:

Día de hoy (y como hoy todos): A tres negocios públicos (tres tiendas) he tenido que ir a comprar (dejar mi dinero) y en los tres he tenido que quedarme en la calle esperando a que me atendiesen, (y mientras me atendían, claro), pasando algo de frio (y menos mal que no llovía), porque dichos establecimientos no son de reciente construcción ni han sido reformados, que es lo que indica la ley para que no haya "apartheid"para con las personas con movilidad reducida. Fin del relato de esta tarde.

Salir a la calle a mear, con frío y/o lluvia

Sábado por la noche. Estuve dudando si salir o no. Últimamente no salgo mucho de marcha... bueno, más bien hace mucho que no salgo como antaño, y es que sólo de pensar que me entrarán ganas de mear me echa bastante para atrás. ¿Por qué? Muy fácil. Casi cualquier otra persona que está por ejemplo en un bar/cafetería/restaurante, tomándose algo, le acaece la necesidad de miccionar y sin pensárselo mucho se dirige a su correspondiente cuarto de ¿baño?/servicio, ejecuta la acción, siente el alivio y listo, y así tantas veces como su vejiga lo considere necesario. No problem, ¿verdad? Más fácil que el mear se suele decir.

Bien, pues en un caso como el mío, y en este caso mi caso, la cosa es bastante menos fácil (es que el ir en silla tiene estas cosas). He salido mucho de marcha, y por lo tanto también he sentido ganas de mear muchas veces. En un porcentaje de cada 10 bares sólo 1 (y con suerte) ha tenido y tiene un servicio "adaptado", (eso si no lo usan como almacén del local, repleto de sillas, mesas y productos de limpieza) o que la puerta tuviese la anchura mínima para que pasase una silla de ruedas (maldita costumbre de hacer las puertas más estrechas). Al no poder utilizar los servicios comunes (no hace falta ni usar un metro para medir, se distinguen a distancia), tengo que salir a la calle a hacer algo de primera necesidad (como siempre, habiendo dejado mi dinero en el negocio), y eso cuando puedo salir sin ayuda de terceras personas, que esa es otra, pues de cada 10 bares sólo 3-4 son accesibles. 

Salir a la calle a mear, con frío y/o lluvia si el destino meteorológico así lo precisa, a buscar un lugar, un hueco, un sitio más bien escondido del bullicio, probablemente entre coches, y orinar donde malamente puedo porque en el bar/cafetería/restaurante no me dejan. Y no hablemos de aguas mayores, porque ahí ya directamente para casa. Así que es la pescadilla que se muerde la cola: si salgo, bebo; si bebo, hay que mear; si hay que mear... ¿podré? 

Digamos que por eso ya no acostumbro a salir mucho de marcha, porque ya me he cansado de tener que mear en la puta calle. "Más fácil que el mear"...

Colectores

Hoy me ha comentado un amigo también con lesíon medular (él paraplégia, yo tetraplégia) que lleva una racha en que los colectores no le están pegando mucho, quizás porque tenga la piel algo irritada. A mí también me ha sucedido algunas veces, y cuando eso ocurre "me meo toa". Y qué es eso de los colectores te preguntarás; Pues tienen forma de condón, que se pegan al pene/picha/pirulito, y con un orificio al que se le conecta un tubo que sale de una bolsa de orina, la cual suele ir atada a una pierna. También las hay de cama, que suelen ser más comunes en los hospitales. 

¿Y por qué usar dicha "utilidad"? Fácil. La lesión medular hace que no se tenga ningún tipo de control por debajo de la lesión, muchas veces ni sensibilidad si la lesión es completa (como mi caso), por lo tanto suele haber incontinencia urinaria, o mismamente no se sienten dichas ganas de orinar, por lo que si no se usa colector+bolsa ya te puedes imaginar lo que ocurriría...

¿Y si tienes vagina? Pues el tema se complica doblemente. No existen"colectores vaginales" (¿¡dónde se iban a pegar!?), lo cual no deja más opción que tirar de pañal. Sales de marcha, bebes, no tienes servicios adaptados, no puedes "hacerlo en la calle"... Imagínatelo. 

Pues así son las cosas. Ah, y en lo referido a aguas mayores (cagar, hablando en plata), 3/4 de lo mismo, sólo que en esa situación la sentada en el váter es sí o sí, pero... sin control ni sensibilidad, ¿cómo...? Éso para otro día, que hoy no me toca.

Vigilarse

Tengo un grano en el culo. Y no es la silla. Hoy me he percatado de un granito en las nalgas, así que debo tenerlo vigilado. A veces salen por el cuerpo, así como a tod@s l@s mortales, pero en el culo es señal de precaución si tienes lesión medular completa . Doler no me duele (o eso creo) porque no me entero, pero menos mal que mi cuerpo reacciona ante los dolores por debajo de la lesión con leves sudoraciones en la frente.


¿Y por qué tanta alarma por un simple grano? Para no morir. Bueno, quizás sea algo exageradamente catastrófico pero la posibilidad existe. Si un grano se rompe, sangra y se hace más ancho puede comenzar a producirse lo que se conoce como escara. -Así murió Christopher Reeve ("Superman"), por complicaciones en una escara de la zona trasera.- Ésta puede irse agrandando y convertirse en herida, y lo que es peor, agrandar la herida hacia dentro de la piel, traspasando los músculos e incluso pudiendo llegar hasta el hueso. Por eso hay que ser prudente, porque aunque exteriormente parezca controlada una herida por dentro la cosa puede estar muy fea, y como no sientes... Llegado ese punto suele aparecer fiebre, señal de que no está bien curada y hay que ir a urgencias cuanto antes.

Pregúntaselo a mi amigo "Machaca", que tras se operado de urgencia por este tema lleva tres meses sin aposentar sus nalgas para que quede bien curada.